Somos visuales, auditivos o kinestésicos según nos relacionamos con la realidad

visual-auditory-kinesthetic-learner-1.x78445¿Sabes cuál es tu modalidad predominante de aprendizaje y comunicación?

Las personas recibimos información del medio que nos rodea a través de los cinco sentidos, aunque se considera que nuestro aprendizaje y comunicación procede de tres principales: la visión, el oído y el tacto. De esta forma, corrientes de psicología como la Programación Neurolingüística clasifican como visuales, auditivos o kinestésicos estos tres sistemas para relacionarnos con la realidad. Todos podemos tener una mezcla de estas tres modalidades y usarlas dependiendo de la situación y el momento, pero siempre tendremos una predominancia u otra según nuestra personalidad y el sentido que tengamos más desarrollado.

  • Las visuales: se caracterizan por ser personas enérgicas, inquietas y observadoras, captan el detalle de cada cosa. Son organizadas y suelen necesitar silencio absoluto para concentrarse. A la hora de memorizar les es más fácil recordar imágenes, cuadros o gráficos, teniendo habilidad para recordar lo leído en lugar de lo escuchado. De ahí que necesiten usar notas o esquemas como material de apoyo. En general poseen buen sentido de orientación, así como facilidad para recordar lugares y caras.
  • Los auditivos: son personas más tranquilas que las visuales, son comunicativas y expresivas. Les gusta conversar y suelen recordar con detalle lo que escuchan. Debido a que memorizan más eficazmente lo que oyen que lo que ven, se desenvuelven mejor con instrucciones verbales en lugar de escritas. Son capaces de realizar varias tareas a la vez, como seguir una conversación y escuchar música al mismo tiempo, a diferencia de los visuales que les resulta difícil concentrarse si hay distintos estímulos a su alrededor.
  • Los kinestésicos: personas de carácter relajado, sienten predilección por todo aquello que estimule sus sensaciones corporales y emociones. No tienen especial interés por los detalles ni tienden a planear como pueden ser las personas más visuales. Socialmente buscan la cercanía física, disfrutando del contacto físico al abrazar y acariciar. Recuerdan y aprenden mejor experimentando y haciendo que sólo leyendo o escuchando. Así un kinestésico necesita tocar, experimentar y sentir la materia para comprenderla mejor. Se desconcentran fácilmente ante ruidos, música fuerte o personas hablando. En general tienen predilección por las actividades que requieren destrezas físicas (deportes, bailar, manualidades).
Anuncios

Segregamos hormonas de la felicidad

deporte--z¿Conoces las hormonas de la felicidad?   Nuestro sistema endocrino y más concretamente la glándula hipófisis o pituitaria, situada en la base del cerebro, es la encargada de segregar endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”. Sus efectos sobre el organismo son muy parecidos a los de la morfina o drogas como la heroína, ya que provoca sensaciones de placer, alegría, bienestar, euforia, además de ser un analgésico natural que alivia dolores y malestares.

Segregamos endorfinas cuando practicamos ejercicio, reímos o cuando tenemos relaciones sexuales. Sustancias como la cafeína y el chocolate también estimulan la liberación de esta hormona. Se consideran beneficiosas para nuestro organismo, pero pueden llegar a generar una adicción en la persona en caso de abuso.

Encorsetados

gratitudEn ocasiones parece que vivimos en sociedad de manera encorsetada, actuamos con prejuicios hacia los demás sin apenas conocerlos y con miedos al qué dirán si nos comportamos de tal forma o hacemos tal cosa. A veces el quedar bien prevalece al ser sinceros; el guardar la compostura supera al expresarse con libertad; el miedo a qué pensarán predomina en lugar de mostrarnos tal cual somos. Parece que tenemos miedo a cometer errores y ser desvalorizados por ello, también a desvelar nuestras dudas e inseguridades o a exponer nuestra vulnerabilidad. Estas limitaciones convierten las relaciones en vínculos vacíos y fríos, en las que influyen las apariencias, la hipocresía o el “tanto tengo tanto valgo”. Escenarios de cartón en los que se obvia lo auténtico y esencial de cada uno. Esconder emociones, fingir ante algo que no nos apetece y simular estar a gusto en un ambiente que nos desagrada, suelen ser incongruencias a menudo habituales en nuestra vida social, familiar o laboral.

Todo ello nos provoca, seamos conscientes de ello o no, un malestar en nuestro interior al encontrarnos desconectados de nosotros mismos. Cuando nos quitamos la máscara y el disfraz, sentimos un gran alivio al poder ser uno mismo con nuestros defectos y virtudes. Nos sentimos libres para expresarnos y para cometer errores, sin sentirnos menospreciados por ello. Valoramos el aprendizaje que conlleva el equivocarse, sin lo que seríamos incapaces de aprender y madurar. Nos mostramos transparentes y realizamos críticas constructivas en lugar de burlarnos de alguien. Nos sentimos cómodos compartiendo experiencias y opiniones, enriqueciéndonos de los conocimientos del otro.

Qué tranquilidad poder ser genuinos, porque finalmente nos damos cuenta que eso que tanto temíamos es lo que verdaderamente nos hace únicos y valiosos.

Las contracturas

dolor-de-espalda-altaLas contracturas musculares o “nudos” son contracciones continuadas e involuntarias de un músculo y sus fibras, causando dolor y una alteración de su funcionamiento habitual. Esto impide que la sangre llegue a las células del músculo, provocando que se acumulen toxinas en éste y que sus terminaciones nerviosas envíen señales de dolor al cerebro. Muchas veces las contracturas son palpables a través de la piel como si fueran bultos o zonas endurecidas. A veces el dolor se puede irradiar hacia otra zona, producir dolores de cabeza, mareos, hormigueos o sensación de adormecimiento en extremidades.

Existen varios tipos de contracturas:

  • Mecánicas: producidas por un esfuerzo físico, malas posturas o movimientos repetitivos.
  • Defensivas: causadas por patologías diversas como puede ser desviación de columna (escoliosis), hernia o protusión discal, pinzamiento.
  • Térmicas: se originan debido a cambios bruscos de temperatura (golpes de aire).
  • Emocionales: la mayoría de contracturas suelen ser de carácter emocional, el estrés, determinadas actitudes o emociones pueden reflejarse como tensiones en distintas zonas del cuerpo.

Técnicas como las que se realizan en el quiromasaje, shiatsu y la kinesiología pueden aliviar o incluso eliminar por completo las contracturas. Dependerá en cada caso del tipo de contractura, del tiempo que lleve instaurada, de los hábitos posturales de la persona y de su comportamiento psico-emocional.

Nuestros ojos se mueven como un ratón de ordenador

pnl-los-accesos-oculares-13-638¿Sabías que cuando hablamos movemos los ojos para acceder a información del cerebro? Estos patrones oculares tienen un significado, en Programación Neurolingüística (PNL) se le llama claves de acceso ocular o pistas de acceso ocular. Estudios neurológicos han demostrado que el movimiento de los ojos está asociado con la activación de distintas partes del cerebro, ya que el ojo está conectado al cerebro por el nervio óptico y éste accede a diferentes departamentos del cerebro según necesite. Sería algo parecido al movimiento del ratón de ordenador al buscar y abrir carpetas de información.

De esta manera, se sabe que para recordar imágenes la mayoría de gente mueve los ojos hacia arriba a la izquierda. Para crear imágenes nuevas que no se han vivido aún, se moverían hacia arriba a la derecha. Se relaciona con los sueños, la imaginación y la creación de mentiras. Si queremos acceder al recuerdo de un sonido, nuestros ojos se moverán a la izquierda a la altura del oído, y cuando se trate de crear un nuevo sonido o imaginárselo, los ojos se irán a la derecha a la altura del oído. Si la persona necesita resolver un problema, preguntarse acerca de alguna situación o sacar conclusiones, lo que llamamos diálogo interno, bajará su vista a la izquierda. Por último, para acceder a sensaciones y sentimientos (recuerdos kinestésicos) tenderemos a poner la vista abajo a la derecha.

Estos patrones se cumplen en la mayoría de personas, aunque los zurdos suelen tener las claves oculares cruzadas en el lado contrario.

Reflexología

Sin títuloLa reflexología es una técnica que consiste en realizar presiones en ciertos puntos del cuerpo para mejorar la salud. Ya conocida hace más de 5000 años en China y en India, se usaba con la finalidad de detectar patologías y encontrar un estado de equilibrio fisiológico. Existen distintos tipos en diferentes zonas del cuerpo, como en los pies, manos, orejas, cara, ojos o dientes:

  • Reflexología podal: técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos sobre los pies para producir efectos específicos en otras partes del cuerpo.
  • Reflexología en la mano: igual que en el pie, en la mano tenemos todos los puntos del cuerpo reflejados. Aquí el espacio de trabajo es más pequeño que el pie, pero las localizaciones de las zonas reflejas son muy parecidas.
  • Auriculoterapia: esta reflexología se encuentra ubicada en el pabellón de las orejas. Consiste en el tratamiento de enfermedades estimulando puntos de acupuntura en la oreja.
  • Facioterapia o reflexología facial: tratamiento que establece correspondencias entre la cara y el resto del cuerpo.
  • Iridología: es el examen del iris en el ojo, observando las alteraciones del iris y su correspondencia con los órganos del cuerpo. Sirve para conocer cómo se encuentra la energía vital del individuo y puede revelar diferentes patologías.
  • Reflexología dental: contempla la relación de cada diente con los órganos del cuerpo. Un diente enfermo puede estar indicando una alteración en alguna otra parte del cuerpo. De esta forma, muchas veces al  tratar ese diente podemos observar la mejoría del órgano. Y de la misma manera, tratando el órgano relacionado el diente puede mejorar.

La reflexología podal es quizás la más usada y conocida. Esta técnica manual se aplica con los dedos de las manos sobre los pies del usuario. Se realiza ejerciendo presiones y fricciones sobre unos puntos precisos del pie, con el objetivo de actuar de forma refleja sobre los órganos, articulaciones, glándulas y sistemas del cuerpo humano. Ayuda a estimular las funciones orgánicas, contribuyendo a prevenir patologías y restablecer la salud, aumentando la capacidad de autocuración y regeneración del propio cuerpo. La técnica se basa en el principio de que todos los órganos, articulaciones, glándulas y sistemas del cuerpo humano están relacionados entre sí a través de canales o conductos sensitivos, conocidos como meridianos, los cuales acaban al final de las extremidades de los pies. Así, se refleja en ellos cualquier alteración o desequilibrio que se produce en el organismo, tratando la totalidad del cuerpo desde los pies. Los puntos reflejos se trabajan normalmente con el dedo pulgar o nudillo, también se usan bastones especiales para este tipo de masaje. El tiempo de duración del tratamiento reflexológico puede oscilar de 30 a 45 minutos. En este tratamiento se da mucha importancia a las vías de eliminación del cuerpo, ya que tener el cuerpo lo más liberado de toxinas posible, predispone a que el organismo tenga una mejor recepción ante los estímulos que se van a realizar con el tratamiento reflexológico. Se trabajan también los sistemas relacionados con el motivo de visita, como pueden ser el sistema nervioso, endocrino, genito-renal, digestivo o linfático.

Algunos de sus beneficios son: libera bloqueos energéticos estancados en órganos, mejora la circulación sanguínea, potencia las funciones de los órganos excretores como pulmones, riñones, intestinos y piel, equilibra las funciones orgánicas y glandulares, reduce la tensión muscular, alivia el dolor agudo y crónico, previene enfermedades, refuerza el sistema inmunológico, se puede usar como complemento a los tratamientos de cáncer para paliar los efectos secundarios de éstos.

Está contraindicado en casos de fiebres, infecciones agudas, tromboflebitis, gangrena, hongos en los pies y embarazos con riesgo de aborto.

El alimento con más vitamina C es la ciruela australiana

camu_camu¿Sabías que el alimento con más vitamina C del mundo es una variedad de ciruela australiana llamada Kakadu? Contiene 100 veces más vitamina C que una naranja. Seguidamente encontramos el Camu Camu, fruta que proviene de un arbusto de la Amazonia Peruana. También poseen altos contenidos de vitamina C el escaramujo (baya silvestre), acerola (fruto nativo de Centro y Sudamérica), pimiento, grosella y perejil.

La vitamina C participa en el crecimiento y la reparación de los tejidos del organismo, posee efecto antioxidante, refuerza el sistema inmunológico, regula la presión arterial, mejora la circulación y ayuda a la absorción de minerales como el hierro. Es un tipo de vitamina hidrosoluble, lo que significa que su exceso puede ser excretado a través de la orina en lugar de almacenarse en el organismo. Por ello necesitamos un suministro regular a través de nuestra dieta.